¡CUIDADO! Las espigas y nuestros peludos.

¡¡CUIDADO!!

LAS ESPIGAS... Y NUESTROS PELUDOS!

Buenas tardes Gosklover!! 

 

Con la llegada del buen tiempo, el solecito...La Primavera!

Empezamos a pasar más tiempo fuera, disfrutamos cada vez más de las actividades al aire libre, hacemos más vida en el exterior y claro, nuestro peludo siempre con nosotros!!

 

Pero esta época también tiene sus inconvenientes, a parte de la oruga procesionaria, que ya hablamos en el blog anterior (click aquí), también aparecen las tan temidas ESPIGAS, que pueden ocasionar a nuestro peludo diferentes lesiones. 

 

Las espigas, aunque parezcan insignificantes, tan pequeñas e inofensivas... pueden ser más que una molestia a la hora de pasear con tu peludo, llegando a ser una urgencia veterinaria, en los peores casos. 

 

Por su forma peculiar, cuando se produce el contacto con la piel, diferentes orificios (orejas, nariz, vulva...) u ojos de nuestros peludetes, la espiga tiende a avanzar desde el punto de entrada hacia delante.

 

 

¡¿Cómo puedo evitar su contacto?!

  • Evitándolo. Así es, aunque suene muy "lógico" y complicado ya que saltan, corren, juegan... y es posible que en ese momento se produzca el accidente. Puedes intentar evitar zonas que haya mucha cantidad de espiga y sobretodo vigilar por dónde va tu peludo!
  • Cepillar y mantener frecuentemente, la capa de pelo, (ayuda a minimizar que se peguen con más facilidad, y nos permite ver si se le a clavado alguna).

Nosotros recomendamos que después de cada paseo, hagas una revisión a fondo de todos los orificios y superficies de tu pequeño, para así poder encontrar cualquier espiga que se pueda haber quedado y quitarla de inmediato, antes de que se clave con profundidad.

 

¡¿Cómo puedo saber si tiene alguna espiga?!

 

  • Estornuda muchas veces y se rasca en un lado de la cara. A parte, podemos observar que sangra un poco por alguna de las fosas nasales. Entonces, tendremos que descartar que tenga alguna espiga clavada. 
  • Sacude la cabeza o la pone de lado, se rasca, cuando le exploramos le duele, podemos ver secreciones, rojeces e irritación.
  • Ojo cerrado: Una de los zonas más incómodas. Pueden encontrarse normalmente debajo del tercer párpado. En esta zona tan incómoda para nuestro peludo, se suele sedar para una mejor extracción. 
  • Se lame la superficie cutánea. Otra de las zonas más comunes (las patitas de nuestros peludos etc...) Podemos ver rojeces en la zona afectada pero apenas se aprecia nada más.

No siempre con estos síntomas, significa que tu peludo pueda tener espigas, por eso, hay que observarle y explorarle bien los orificios (nariz, orejas...) para evitar cualquier susto. 

 

Pero aún así si observas cualquier de estos síntomas y sospechas que ha podido tener contacto con espigas, ¡NO DUDES! en llevar a tu peludo al veterinario!!

Un diagnostico rápido y un tratamiento oportuno lo más pronto posible, te puede ahorrar un disgusto!